sábado, 12 de diciembre de 2009

Mariquita marks


La felicidad a las tres de la tarde:

son sus besos chiquititos;
son mis pestañas encrespadas y mis ojos, detrás, llenos de risitas;
son sus/mis labios, incontenibles, que sonríen mariquita marks.

Su mano, que roza mi cuello, se aleja... resbalando, dedo a dedo
s-u-a-v-e-c-i-t-o


martes, 27 de octubre de 2009


"¿Quien hará tu trabajo debajo de mi falda?; la boca que era mía, de qué boca será. El roto de tu ombligo ya no me da la espalda, cuando pierdo contigo las ganas de ganar".
Joaquín Sabina



Vestida toda de margaritas
lunares en mis brazos,
mi espalda.
Cierras los ojos.

Tus manos
música,
mi piel.
Sonrío.



Se dibujan estrellitas -fugaces- en los pentagramas danzantes que pasan a formar nuestros cuerpos; tan musicales, ellos, se encuentran. Y un abrazo basta para sumergirnos de nuevo -sábanas, noche y vino, en la más profunda de las caricias-miradas-roces-sonrisas-besos.
Un beso, talvez uno solo...
Basta y sobra todo, siempre que tu mano se pose en mi cintura, encrespando mis pestañas.

jueves, 10 de septiembre de 2009

otro año más


Si no era que leía el post blog-cumpleañero de Santiago (felíz cumple blog, che!), ni me daba cuenta que éste pasado 6, mi blog cumplió otro año más! Y, comprobando con la Mar, son ya 4 las velitas que nos tocan poner en la torta; 4 los años que estamos acá... y que seguimos. A paso lento y tomándose su tiempo, sigue andando esta estrella y sus ajenjos.

Los festejos este fin de semana, sin prisa y sin pausa.

Salud!

jueves, 6 de agosto de 2009

Viajando


Era una carretera; un camino. Viajábamos. El asfalto pintaba para rato y las montañas mantenían ese su color entre café y gris (con el cielo de paleta); el frío que, a esas horas, calaba más que los huesos, nos obligaba a abrazarnos. Yo sonreía.

***

Era de noche, casi de madrugada pero no, todavía no. El cielo estaba, en ese momento, como en el limbo, casi casi antes de la hora azul (blue blue blue, con el permiso de Bryce), y las montañas, dueñas y señoras de la noche/día, se pronunciaban por donde sea que uno mirara. Yo, flotando.

***

Ya de día, el cielo sonreía azul entero... color mar (meditarráneo, que era el más azul que había conocido entonces); las nubes no existían y el infinito era casi tangible en ese horizonte que no pintaba nada más que agua (agüita, agüita). Bailábamos bajo la luna... llena.

***

El amarillo pintaba el paisaje de las autopistas, alemanas, de nuestro camino a Praga. Mapa en mano, cual navegante, indicaba el camino que nos llevaría, luego, a esas calles estrechas con faroles; con ventanitas diminutas que, estampadas en paredes amarillas, blanquecinas y, a ratos, grisáceas, serían luego, el retrato de una fotografía colgada en mi pared. Yo callaba.

***

Y era gris, el mar. Las olas, grises, golpeaban los enormes pilares de madera que sostenían el pequeño bar, ahí, al final. Tomábamos una cerveza, o dos, y con cada golpe nos sacudía, el mar. Temblaba toda... la mesa. Yo, también, temblaba. Nunca antes había tenido encuentro tal con el gigante.

miércoles, 15 de julio de 2009

vuelvo



Ya vuelvo... ya estoy.
Ya casi.

Volvemos.

Aquí estaremos.

lunes, 16 de febrero de 2009

Perdoná si al evocarte se me pianta un lagrimón

...al final de las cosas más hermosas sólo van quedando las palabras, y hay que resignarse a utilizarlas lo mejor posible.

Julio Cortázar


Cada día que pasa comprendo menos todo. Nada. Este vacío me ahoga; me un poco sofoca. No entiendo por qué mis pies, en cada paso que dan, resbalan; por qué todas las calles que siguen a mis pasos van cuesta arriba y por qué respirar me duele.

De pronto, siento nostalgia. De las calles que me vieron pasar; del asfalto que gasta mis sandalias que me sacan ampollas de tanto caminar cuando hace calor en el pago y paso y repaso las calles, ahora nostálgicas de mis sandalias que me sacan ampollas de tanto caminar cuando llueve en el pago. "tantas idas y venidas, tanto pasar por aquí, se han de acabar tus zapatos, y no has de gozar de mí". Arriba llueve. Mi casa duele.

Canto, una y otra y otra vez, para que se acuerde de mí; para que tampoco me olviden el asfalto, las calles. Canto como si no apretara el chuñito que es ahora mi corazón. Le canto a la que (se) fue... "Yo soy la mozita entrerriana, que en la pradera y el río alegre juega con el amor".


Enormísimo vacío, me duele la vida y yo, quietita para no quebrarla. Para no quebrarme. Me repito, una y mil veces. Me repito como asegurándome, quizás, que sigo aquí. Que duelo y que respiro.
Cargo en mis hombros la más infinita tristeza. Lo sienten mis pasos en su andar. Lo siente el cuerpo. Sentir... tantas cosas. Siento. Soy.

Vivir pensando comiendo cagando riendo bebiendo cogiendo bailando fumando llorando cantando... muriendo. Una pasa y la vida nos pasa mientras vivimos pensamos comemos cagamos reímos bebemos cogemos bailamos fumamos lloramos cantamos. Se repite, la vida, mientras nos pasa.

"¿Dónde estará mi negra bandida, tomando mate?"