jueves, 23 de octubre de 2008

ese lunar

















lo ví de nuevo hoy. casi siempre lo veo.
estaba solo. casi siempre está solo.
casi, digo, porque a veces lo acompañaban.

recordaba, quizás.
quizás
recordaba.

me tiembla de pronto el cuerpo entero;
como sacudida, como calambre.
casi siempre me tiembla el cuerpo.

recordando, quizás.
quizás
recordaba.

un beso en mi ombligo;
un beso en mi hombro izquierdo;
un beso en mi clavícula derecha donde habita ese lunar.
con su forma de corazón, mi lunar.

suspiro, casi imperceptiblemente suspiro.

serpenteo, ligera y sonriente serpenteo.

un beso en mi pie derecho;
un beso en mi cadera izquierda;
un beso en la mitad de mi espalda donde mora ese lunar.
mi lunar como montaña, se impone.
ese lunar.


domingo, 5 de octubre de 2008

tarija... again

desde el aeropuerto escribo.

ya me voy... al pago del sur.

una semana de vacación.

mis ojos sonrien otra vez.

me vibra el cuerpo,
la alegría invade mis pies,
los cabellos (sueltos) se me enrulan más,
ya oigo el avión que aterriza; ya me llaman a embarcar.

se me alegra hasta la médula.