viernes, 20 de abril de 2007

en las mañanas



alzando los brazos al cielo con los dedos como
tratando de separarse del resto la columna se
arquea para atrás pretendiendo un puente
balanceo de péndulo más músculos más contracción
más tronar de huesos más gestos de goce dibujados
aay! el placer acompaña con un gemido como
entredientes que luego se apaga y da lugar a un
casi imperceptible mmm...
suspiro
qué delicia desperezarse en las mañanas.