miércoles, 1 de agosto de 2007

un pedazo de mundo



el verde hirviente
me espera
ebullicionante
salpican los ríos
de éste verde profundo
entre montañas y trópico
no necesito
más
soy felíz en mi pedazo
de mundo

10 comentarios:

CAPSULA DEL TIEMPO dijo...

A veces nos olvidamos de ese pedazo de mundo, con verde profundo y ríos que salpican. Gracias por traerlo de nuevo. Un abrazo.

oscar dijo...

Espero que esas aguas no sean amargas, como el ajenjo, la estrella.
Bonito blog.

CUCHITA dijo...

Entre verdes y montaÑas, me recuerda un poco a la emocion que senti la primera vez que conoci Rurrenabaque, el poder capatar en una sola foto las pampas, los valles y la cordillera, creo que no tiene precio
chaito

Curucusí Ocurrente dijo...

me encanto el texto

no importa donde se este, lo importante es saber que uno tiene un ancla en el mundo.

un abrazo

flacazul dijo...

cápsula,
es bueno recordarlo.
gracias por pasar.
otro abrazo para vos!

oscar,
amargas no son.
gracias y un abrazo.

cuchita,
no conoczo rurrenabaque aun, pero está encabezando mi lista.
un abrazo.

curucusí,
gracias :)
exacto... saber que se tiene un ancla en algun lugar del mundo, ya es un punto a nuestro favor!
un abrazo.

El Defensor del Derecho al Delirio dijo...

yo también tengo un pedaso de mundo

Sebastian dijo...

Uno carga con su pedazo de mundo, dondequiera que vaya.

Lo breve es amable para con el lector, no?

Nos vemos el 1º :)

Un abrazo.

MaríaEscándalo dijo...

Casi prima!!! otro verde hirviente encontrarás aquí. La calidéz humana te hará sentir, que quizá nunca te fuiste... (por más que sea la primera vez que nos visites).

Un abrazo virtual, bloguero, cruceño , boliviano... hasta el 1ero.

ME

flacazul dijo...

defensor delirante y sebas,
gracias por pasar.
cargo mi pedazo de mundo y nos vemos el 1º por allá.
abrazos.

casi prima,
las veces que he estado por vuestro verde hirviente han sido excepcionales. seguro que al cabo de unos días de mi vacación, no querré irme...
abrazos bloquerovirtualesllajtensesbolivianos y hasta el 1º.

nois de lean dijo...

este invierno que deja apreciar el verde de las cosas (o de lo que pueden ser las cosas)

bien dicho