jueves, 19 de octubre de 2006

impuesto al amor

que locas cosas puede soñarse una,
y de qué dependerá, tampoco se sabe.

el punto es que se paga mucha plata a dos
señores vestidos de rojo conocidos como
los cobradores del impuesto al amor.

a partir de cierta edad, "hábil en derechos de
amores", se paga impuesto al amor.
la cantidad varía con la edad y claro, mientras
más se ame, más se paga.

influye mucho la cantidad de sexo que se tenga,
si es abundante y apasionado, el impuesto
sube tremendamente, y si nó...

los que no gozan de abundancias carnales se delatan
con los señores de rojo al pagar un miserable impuesto.
como si no bastara el cuerpo cortado y aburrido, se
tienen que humillar!

habían protestas varias por el impuestazo sexual, sobre
todo de jóvenes. denotaba la envidia de los midlifecrisis
y abstemios-no-por-convicción.

los hombres de rojo, me parecía, se iban guardando billetes
de un dólar (encima se pagaba en dólares nuestro amor latino!)
y algunos más descarados, guardaban los de cinco, para luego
comprarse una cerveza en el kiosko de la oficina de impuestos
al amor, donde también se compraba todo en dólares.

no recuerdo bien cuánto pagaba yo de impuestos además que eso
no se dice; basta que los hombres tomacervezasendólares sepan
cuán seguido se ruboriza una.

viernes, 6 de octubre de 2006

siguiendo con algunas lecturas

en vista de que, por ahora, no tengo nada que decir,
comparto otra lectura que me gustó mucho muy...

La hoguera donde arde una

Fue el primero en acusarme de
Sin pruebas y quizá doliéndole, pero había los que
Y se sabe en un pueblo perdido entre
El tiempo pesa inmóvil y sólo cada
Gentes que viven de telarañas, de lentas
Acaso tienen corazón pero cuando hablan es
¿De qué podía acusarme si solamente habíamos
Imposible que el mero despecho, después de aquella
(Tal vez la luna llena, la noche en que me llevó hasta
Morder en el amor no es tan extraño cuando se ha
Yo había gemido, sí, y en algún momento pude
Después no hablamos de eso, él parecía orgulloso de
Siempre parecen orgullosos si gemimos, pero entonces
¿Qué memoria diferente tendrá el odio que sigue al
Porque en esas noches nos queríamos más que si
Bajo la luna en las arenas enredados y oliendo a
(Lo habré mordido, sí, morder en el amor no es tan
Nunca me dijo nada, sólo atento a
Me perfumaba los senos con las yerbas que mi madre
Y él, la alegría del tabaco en la barba, y tanta
Nunca llovió cuando bajábamos al río, pero a veces
Un pañuelo blanco y negro, me lo pasaba despacio mientras
Nos llamábamos con nombres de animales dulces, de árboles que echan
No había fin para ese interminable comienzo de cada
(Lo habré mordido mientras él clavado en mí me
Siempre en algún momento se mezclaban nuestras voces si
Podría haber durado como el cielo verde y duro encima de mis
¿Por qué, si abrazados sosteníamos el mundo contra
Hasta una noche, lo recuerdo como un clavo en la boca, en que sentí
Oh la luna en su cara, esa muerta caricia sobre una piel que antes
¿Por qué se tambaleaba, por qué su cuerpo se vencía como sí
-¿Estás enfermo? Tiéndete al abrigo, deja que te
Lo sentía temblar como de miedo o bruma y cuando me miró
Mis manos lo tejían otra vez buscando ese latido, ese tambor caliente y
Hasta el alba fui sombra fiel, y esperé que de nuevo
Pero vino otra luna y nos tocamos y comprendí que ya
Y él temblaba de cólera y me arrancó la blusa como
Lo ayudé, fui su perra, lamí el látigo esperando
Mentí el grito y el llanto como si de verdad su carne me
(No lo mordí ya más pero gemía y suplicaba para darle la
Pudo creer todavía, se alzó con la sonrisa del comienzo, cuando
Pero en la despedida tropezó y lo ví volverse, todo mueca y
Sola en mi casa esperé abrazada a mis rodillas hasta
El primero en acusarme fue
(Lo habré mordido, morder en el amor no es
Ahora ya sé que cuando llegue la mañana en que me
Le faltará valor para acercar la antorcha a los
Lo hará otro por él mientras desde su casa
La ventana entornada que da sobre la plaza donde
Miraré hasta el final esa ventana mientras
Lo morderé hasta el fin, morder en el amor no es tan

(Julio Cortázar, "La vuelta al día en ochenta mundos" Tomo II)