miércoles, 14 de junio de 2006

nueve de la noche

nueve de la noche
y como quien se deja tejer
la piel llenita de besos
mis manos
buscan y tocan

nueve de la noche
sigue la luna en el espejo
y el vino en mis labios
en los suyos

espejos que rodean,
las sábanas
donde se pierden,
las piernas

nueve de la noche
y ya amanece
se destejen las pieles
se deshacen los espejos
curiosos ellos de tanto sudor

3 comentarios:

vero dijo...

nueve de la noche y yo aqui, acelerando el ritmo del orbitreck para cerrar la noche con un arena... con la firme esperanza de que los mokaccinos-capuccinos sigan dándole ese toque de magia a mis días.

aprovecho la muñeca esa de la que hablas para pedirle que lo no-logrado haya sido real y para agradecerle por estas bellas cosas que le da a mi vida... estas esperanzas que callar a las estrellas que insisiten en hablarme de soledad...

Un abrazo inmenso flaquita...

Vero

ferdinand dijo...

las ganas de sudor se envuelven no solo en espejos o en sábanas, también en aires y olores y besos y sangre... todo en un solo palpitar...
Curiosos todos los ojos. curiosos los corazones, los besos y el vino. tratando de encontrar lo que te sacia la piel. y no tener que hacerlo sola(o). otra vez.

Un gusto pasar por aqui... las letras, el saborcito, los colores el silencio.... etc etc. mucho...
saludos. y hay un espacio mas donde quedas invitada.

flacazul dijo...

saludos y abrazos para ustedes dos,
gracias por la visita.
a.