viernes, 25 de noviembre de 2005

sobre decisiones y fórmula uno

la idea, en mí, ya está planteada hace rato, digo, la idea de migrar
un poco lejos o quizás, por ahora, no tan lejos.

ahora la decisión está ya un poco más clara.
buscar un sitio de residencia transitorio,
o algo así.

ando ultimando, contemplando, digamos que seriamente
considerando la opción de mudar mis huesitos, unos cuantos o,
mejor todos mis libros, todas mis fotos, mis discos y demás pertenencias.

mudarnos a tierras más altas, ahí donde se está un paso más cerca
de tocar el cielo y es más fácil correr y levantar vuelo...
(eso, si no jode el sorojchi en pleno trote)

hay muchas flechas que señalan en esa dirección y por un momento,
creo es necesario, re direccionar mi rumbo un tantito nada más
y hacer una parada, mas o menos es como entrar en pits, recupero
energía, cargo combustible, cambio los neumáticos de siempre por
unos para lluvia, terremotos, huracanes, tsunamis (cualquiera sea mi
próximo destino, hay que estar preparada).
ja!... ya quisiera la maclaren tener esos neumáticos!
(de todas formas yo soy un poco más de renault y aguante alonso, campeón!!!)

bueno, digamos que la paz sería mi parada en pits, y ahí,
respirar hasta los talones y luego salir con el impulso necesario
y al fín completar el circuito.

ahora huyo, para ordenar un poco mejor algunas estrategias
y analizar una que otra pista.

creo, la decisión ya está tomada.

a ver... que propone este fin de año que se viene
cargado de encuentros y reuniones.

todo todo todo se verá entonces...
lo veré y lo sabré.

8 comentarios:

vero dijo...

Creo que la paz es un excelente lugar para hacer la parada de recarga...

el primer respiro con aire helado, ese respiro que sientes hasta que termina... ese es el respiro que más adelante, en cualquier lugar, te levantará de cualquier piso para mirar siempre al frente

suerte en la paz, en el año que viví ahi (2003) esa ciudad me llenó de tanta energía que hasta ahora me cuesta dormir cansada.

Almada dijo...

Años atrás no me imaginaba vivir en La Paz, pero mis últimas dos estadias en esas ciudad por temas de visa y demás papelitos, me bastaron para cambiar de idea.

Son otros aires los que se respiran (más allá del tema de la altura y blabla..) sin dejar de lado el importante tema, a nuestra temprana edad, de que puede uno encontrar mayores posibilidades laborales.

Además a no olvidarse de los temas culturales, que los hay bastantes, los bares y ese algo que tienen los paceños de ser buenas personas.

Mar dijo...

donde vayas, si no pierdes el norte (o el sur, si damos la vuelta al mapa planetario) estará todo más que bien

Efecto Urano dijo...

y buneo, que puedo decir yo!!!

que te fijes en tu revolución solar qué tienes en la casa 9????
que sigas tus impulsos del corazón y que dejes que las alas crezcan...
donde sea que uno se mude, sigue llevándose consigo (lo acabo de comprobar)
te quiero infinitamente
suerte ya!!!!!

flacazul dijo...

si pues, creo que la paz es la brisa fresca y helada que mis pulmones necesitan.

donde vaya, estarán igual ustedes...

mi casa 9? me voy a fijar.
a.

[i] dijo...

la paz tiene un "no sé que"... no entiendo como hay gente que no la quiere... en todo caso desde que tenia 18 años lo único que tenía claro es que quería irme a vivir a la ciudad del Illimani... diez años después lo único que no he hecho es ir a vivir ahí... aunque mis pasos, con todo y sorojchi, siempre me llevan allá por lo menos tres veces por año... nunca se me ha cumplido la consigna... en otra vida será, no?


suerte en la paz... y no te olvides los donut´s de la seis de agosto!... es de rigor.

flacazul dijo...

gracias, no me olvidaré de los donuts.

por ahora, ando aprovechando el calor, deeeeli en la chura tierra chapaca!

por ahora, de shorts, pronto con abrigo y botas!...
un saludo

Soñadora Insomne dijo...

Cuando vengas por acá, trae una botella de vino, para brindar en la cima del mundo.