jueves, 27 de octubre de 2005

l'heure verte

...era un bosquecito verde plagado de hagas y duendes.

entra el humo del cigarro, sale.

un beso verde me sella los labios.

con la punta de la lengua tanteo
y compruebo que es cierto.


nacen de mis dedos hadas de colores.
ciegos mis ojos las ven,
volando sobre las cabezas
de los duendes verdes.

4 comentarios:

Ganjartek dijo...

Un gusto haber recibido tu visita en mi pagina,
tu poesia es un baño fresco en la mañana
Un beso

flacazul dijo...

gracias paul.
el gusto es mío.

Anónimo dijo...

cuando has fumau eso que no has invitauuuu, besos

flacazul dijo...

bueno pues, pa que te invite vas a tener que decirme quien eres,
besos.